Modelo Contrato Alquiler 2019-2020

Modelo contrato alquiler

Ejemplo de modelo de contrato de Alquiler o Arrendamiento para Descargar.

  • Contrato actualizado con las últimas modificaciones de ley incorporadas.
  • El modelo de contrato está revisado y avalado por la OCU.

Tanto si buscas alquilar un inmueble como si quieres rentar el tuyo, aquí te ofrecemos este modelo de contrato de alquiler, listo para descargar, rellenar e imprimir.

Sólo tendrás que descargarlo en el botón de abajo y sustituir las líneas de escritura por la información. Es tuyo!

Plantilla: Word
Tamaño: 59 KB
Personalizable:
Descargar: Descargar modelo

 

Quizá te interese:

Modelo contrato de alquiler o arrendamiento de vivienda: partes principales

  1. Identificación del arrendador y arrendatario, junto con sus datos de contacto.
  2. Datos de la propiedad y del titular, dado que, en algunas ocasiones, son las empresas inmobiliarias que las realizan el trámite. Especificar lo datos básicos que definen la propiedad:
    • Superficie
    • Registro de la propiedad
    • Referencia catastral
    • Certificado energético.
    • Normativa de la comunidad.
  3. Detalles extras, por ejemplo, indicar que dispone de garaje o trastero.
  4.  Indicar que está libre de ocupantes.
  5. Fecha de la firma del contrato y entrada en vigor del mismo. Todo dentro de la ley y normativa.
  6. Acordar el plazo del arrendamiento: fecha de inicio y fecha final, respetando la legislación vigente.

Nuevas condiciones en el modelo contrato de alquiler a partir del 2019

Estas son las nuevas condiciones Real Decreto-Ley 7/2019, de 1 de marzo:

  • Ampliación del plazo de prórroga obligatoria de los contratos de alquiler de tres a cinco años, y se ampliará la prórroga tácita de uno a tres años en el caso de que el arrendador o el arrendatario no manifiesten su voluntad de no renovarlo.
  • En el caso de que la parte arrendadora sea una persona jurídica, serán siete años de contrato obligatorio y tres de tácito.
  • La subida de la renta anual estará ligada al IPC durante el tiempo que dure el contrato (5 años).
  • Se limita a dos meses de renta las garantías adicionales a la fianza (un mes), salvo que se trate de contratos de larga duración.
  • Para resolver el contrato, una vez llegada la fecha de vencimiento o de cualquiera de sus prórrogas, y transcurridos como mínimo 5 años si el arrendador es persona física, o 7 años si fuera persona jurídica, el arrendador debe comunicar al inquilino, su voluntad de no renovarlo, con, al menos, cuatro meses de antelación. Si es el inquilino quien comunica su baja, debe avisar con dos meses de antelación.
  • En caso contrario, el contrato se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta un máximo de tres años más, salvo que el inquilino manifieste al arrendador con un mes de antelación a la fecha de terminación de cualquiera de las anualidades, su voluntad de no renovar el contrato.
  • La potestad de recuperación de la vivienda por el propietario para resolver anticipadamente el contrato debe quedar recogida expresamente en el mismo – como que lo necesite para su vivienda habitual, de sus hijos o cónyuge si cambian las circunstancias familiares-.
  • El comprador de una vivienda en alquiler debe respetar el contrato vigente, esté o no inscrito en el Registro de la Propiedad.
  • Si hay acuerdo entre propietario e inquilino se podrán realizar obras de mejora de la vivienda sin necesidad de firmar un nuevo contrato.
  • Los gastos de gestión inmobiliaria y de formalización del contrato irán a cargo del arrendador, siempre que sea una persona jurídica.

¿Qué tipos de modelos de contrato de arrendamiento existen?

No existe un modelo de contrato de alquiler único, ya que hay determinadas cláusulas que se pueden aplicar a unos o a otros dependiendo de lo pactado por ambas partes, según la comunidad de vecinos y ley vigente.

Una vez que tienes el contrato base que ofrecemos en la web, puedes añadir o quitar cláusulas, como por ejemplo, fumar en la vivienda, animales de compañía o sub-alquilar habitaciones.

Habitualmente se incluyen varios anexos para especificar los detalles del contrato que no figuran en las cláusulas.

Avales y garantía extra

En algunos casos, en los que el inquilino no ofrece suficientes garantías de que pueda hacer frente al coste del alquiler, se incluye una cláusula de garantía y avales, además de la fianza establecida por ley.

En caso de estudiantes o personas con pocos recursos se puede firmar un aval personal garantizando el cobro total del contrato por periodos anuales de renovación. Por lo general, suele ser algún familiar cercano quien «avala» el alquiler asumiendo el gasto, en caso de impago, de la renta o de los imperfectos.